Mindfulness de tu lugar seguro

Objetivo del Mindfulness de tu lugar seguro

El Mindfulness de tu lugar seguro es una poderosa técnica de visualización que favorece la reducción del estrés.

Usándola te sentirás más tranquilo, simplemente , imaginando un lugar tranquilo donde te puedes relajar. Tu cerebro no pueden distinguir bien la diferencia entre lo que está pasando y lo que estás imaginando. Las áreas cerebrales de la acción se activan con la imaginación, así, si imaginas un limón es posible que salives.

Así que, si puedes crear un lugar tranquilo y relajante en tu cerebro de forma satisfactoria, tu cuerpo a menudo responde a esas ideas tranquilizadoras.

Antes de empezar

Antes de comenzar el ejercicio piensa en un lugar real o imaginario que te haga sentir a salvo  relajado. Puede ser un sitio real que has visitado en el pasado o un lugar completamente inventado.

Si tienes problemas imaginando un lugar, piensa en un color que te haga sentir relajado como el rosa o el azul de los bebes. Inténtalo con todas tus fuerzas. En el ejercicio se te guiará para que explores el lugar con mayor detalle. Pero antes de que empieces, ten claro el lugar donde vas a empezar a pensar. Recuerda, este pensamiento te tiene que hacer sentir relajado.

Completa la siguiente frase sobre tu lugar seguro antes de comenzar la visualización.

  • Mi lugar seguro es _____________________________________
  • Mi lugar seguro me hace sentir.___________________________

El ejercicio del Mindfulness de tu lugar seguro.

Para empezar, siéntate en una silla cómodamente, con los pies bien apoyados en el suelo y tus manos apoyadas en los reposabrazos, o en tus piernas.

Cierra los ojos e inspira profunda y lentamente a través de la nariz. Observa cómo tu barriga se expande como un balón mientras inspiras.

Al inspirar, mantén el aire en tus pulmones durante cinco segundos, 1,2,3,4,5. Exhala el aire lentamente por la boca. Haz esto tres veces.

Cuando finalices empieza a respirar profunda y lentamente sin mantener el aire y continúa respirando tranquilamente durante todo el ejercicio.

Con los ojos cerrados imagina que puedes entrar en tu lugar seguro usando todos tus sentidos para introducirte en la escena.

El sentido de la vista

Primero mira a tu alrededor usando el sentido de la vista en  tu imaginación.

  • ¿Qué te parece este lugar?
  • ¿Es de día o de noche?
  • ¿Es un día soleado o nublado?.
  • Observa todos los detalles.
  • ¿Estás solo o hay otras personas o animales?.
  • ¿Qué están haciendo?.
  • Si estás en la calle, mira al cielo y al horizonte
  • Si estás dentro de una habitación fíjate en los muebles, en el color de las paredes.
  • ¿Tiene claridad la habitación o está a oscuras?.
  • De tu lugar seguro elige algo relajante en lo que fijarte. Fíjate en ese objeto relajante y mantén tu atención en él durante varios segundos usando el sentido de la visión a través de la imaginación

El sentido del oido

  • ¿Qué es lo que estás oyendo?
  • ¿Escuchas a otras personas o animales?
  • ¿ música?
  • ¿Escuchas el sonido del viento o del océano?

Elige algo relajante en lo que centrar tu oído y escucha durante varios segundos a través de tu imaginación ese sonido relajante.

El sentido del olfato

  • ¿A qué huele?.
  • ¿Huele fresco?
  • ¿Sientes el olor de la leña quemada de una chimenea?.
  • Si estás fuera, ¿Puedes oler el aire, el césped, el océano o las flores?

Elige oler una esencia relajante. Tómate unos segundos para oler tranquilamente esa esencia.

El tacto

  • ¿Estás de pié o sentado en tu escena?
  • ¿puedes sentir el viento o la brisa?
  • ¿Puedes tocar y sentir algo en la escena?.

Elige tocar algo suave en tu escena, puede ser un trozo de terciopelo o el mar. Tomate un tiempo para imaginar lo que estás tocando.

El gusto

  • ¿Estás comiendo o bebiendo algo en esta escena?

Elige algo placentero y relajante que saborear. Tómate unos segundos para imaginar cómo paladeas ese sabor.

Finalizando

Ahora toma unos segundos más para explorar ahora con todos tus sentidos tu lugar seguro. Reconoce como de relajante, tranquilo y seguro es el lugar que has elegido y lo bien que te sientes en este lugar.

Recuerda que puedes volver a este lugar seguro usando tu imaginación cuando quiera que lo necesites y cuando necesites sentirte seguro y relajado.

También puedes volver cuando te sientas triste, enfadado, con dolor o cansado. Mira a tu alrededor una vez más y recuerda cómo es tu lugar seguro.

Mantén tus ojos cerrados y vuelve a concentrarte en tu respiración. De nuevo inspira profunda y lentamente a través de la nariz y siente tu estómago expandirse. Mantén el aire durante cinco segundos, 1, 2, 3, 4,5. Exhala lentamente a través de la boca.

Ahora, cuando te sientas preparado, abre los ojos y vuelve a focalizar tu atención en la habitación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.