objetivos-cambio- habidos

objetivos Desde ACT

Los objetivos desde ACT implican la acción comprometida con los valores.

La acción comprometida con los valores es una de las áreas más importantes de la terapia de aceptación y compromiso. Esto es así, porque valores han de ser la guía de los objetivos desde ACT, sin ellos, pueden carecer de sentido. Puedes ver el artículo Objetivo VS valores de este mismo blog.

Debido a que la acción comprometida se ha de centrar en el cambio de conductas clínicamente relevantes, una vez tienes claramente definidos tus valores, los terapeutas han de consensuar con los clientes unos objetivos que sean medibles y significativos. 

Así, un psicólogo que tenga una visión Contextual comienza a colaborar con el cliente para definir algún tipo de conducta que te ayude a generar nuevas habilidades y oportunidades en nuevos contextos. 

 

objetivos-ACT-valores

Una investigación sobre el planteamiento de objetivos de Lock y Latham sugiere que «los objetivos que son específicos, y difíciles de alcanzar tienden a producir mayores niveles de rendimiento, de tal forma que existe una relación lineal positiva entre la dificultad del objetivo y el rendimiento en las tareas». En este sentido, es útil establecer objetivos ambiciosos a largo plazo pero ser microambicioso a corto. Así pues, los objetivos han de tener una serie de características.

Los objetivos desde ACT

deben ser:

Específicos

Los objetivos han de ser conductas específicas y bien claras. Es decir, conductas bien definidas, concretas y que sean fácilmente medibles. Perder peso, por ejemplo, no es una meta específica. Masticar 20 veces cada vez que ingieres comida, comer una cantidad concreta de comida o comida con un contenido de grasa inferior a 20 gramos es una meta bien definida.

Así cuando te planteas tus objetivos tienes que determinar las conductas específicas que han de ocurrir en cada momento para que puedas conseguir tus objetivos, las habilidades concretas y los contextos específicos en que deben desarrollarse. 

Medible.

Básicamente quiere decir que esas conductas que has definido tienen que poder ser «observables y cuantificada» en el momento presente. De nuevo, perder peso no lo puedes medir en el momento presente, será el resultado de las conductas específicas que si puedes medir.

La medición de la conducta se puede realizar en base a la tasa (ocurrencia dividido entre tiempo), duración, frecuencia o intensidad. Un ejemplo de medición sería leerse 20 páginas en un día o realizar 50 flexiones. Teniendo un criterio especificado podrás rectificarlo si es demasiado grande e ir incrementándolo a medida que te vas acercando a tu objetivo. 

En este sentido es importante plantearse objetivos fáciles al principio (10 flexiones) para alcanzar tu objetivo final (100 flexiones diarias)

distance, hands, meter-4917124.jpg
woman, floating, city-4491540.jpg

Alcanzable y realista

Es muy importante que el objetivos del momento presente sean alcanzable fácilmente, aunque tu objetivo final sea ambicioso, sin embargo, a veces os planteamos objetivos que no son alcanzables.
 Si tienes unas caderas anchas no es posible que quieras obtener el cuerpo de una modelo, si tu voz no es adecuada es inútil que quieras ser un cantante de éxito.
Conocer tus limitaciones es muy importante a la hora de establecer tus objetivos. Tu conducta puede cambiar, pero no puedes cambiar el contexto donde vives o a las personas con las que te relaciones. Puedes cambiar tus conductas en ese contexto o con esas personas.

Relevantes

Quiere decir que los objetivos tiene que estar relacionado con tus valores, es decir, cuanto más relacionados tus objetivos estén con tus valores , con lo que es importante para tí, más reforzaste y gratificante será conseguir micro-resultados.

La acción comprometida con tus valores significa que, cuando se presenta una situación específica y difícil, que no preveías, poner en marcha conductas que se ajustan a tus valores te ayudará a tomar una decisión.

compassion, listening, witnessing-857736.jpg
calendar, 2022, year-6940773.jpg

Deben ser específicos en el tiempo.

La importancia de este criterio reside en tener una fecha límite y fechas de revaluación de tus objetivos. que te permitan mantener la motivación y revisar tus progresos en cualquier momento.

Establecer un tiempo específico ayuda a establecer un compromiso claro que impida que «dejes para mañana lo que tienes que hacer hoy»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.