Valores

Valores y Objetivos

Valores y los objetivos.

Objetivos Vs Valores

En este artículo vamos a analizar la diferencia entre los valores y los objetivosLa sociedad nos impulsa a pensar que la felicidad la adquirimos al conseguir nuestros objetivos.

“Tengo que conseguir un buen empleo”.

“Este año comienzo a estudiar inglés”

“Este año dejo de fumar”

Los seres humanos nos hacemos promesas y nos planteamos objetivos en busca de la felicidad y, especialmente, en año nuevo. Es posible que al conseguir algo que quieres seas feliz. Pero ¿Por cuánto tiempo? Una vez has alcanzado un objetivo lo único que puedes hacer es buscar otro, y otro, y otro, o puedes continuamente esforzarte por mantener lo alcanzado.

¿Y si no lo consigues? Es fácil que te sientas frustrado mientras estás atascado no está haciendo progresos.

Cuando eso ocurre tenemos algunas opciones.

  1. Podemos dejar de perseguir nuestra meta. Darnos por vencido. Justificarnos y encontrar razones para abandonar.
  2. Podemos “castigarnos a nosotros mismos”, criticarnos, juzgarnos y lamentarnos por nuestra condición. Lo que en psicología se denomina “Locus de control interno”.
  3. Podemos culpar a otros. Por ejemplo, pensar que la sociedad considera que debemos conseguir cosas y nosotros estamos inmersos en esas exigencias.
  4. Podemos pararnos. Dar un paso atrás y revisar cómo encajan esos objetivos con nuestros valores y aquellas cosas que son realmente importante para nosotros.

Cuando pensamos en objetivos, por lo general nos centramos en las metas, en el final, pero no consideramos lo más importante: “Ajustarnos a un estilo de vida”, es decir, vivir de a cuerdo con nuestros VALORES.

Esto significa pensar en CÓMO QUIERO VIVIR MI VIDA, CÓMO QUIERO SER COMO PERSONA y no en QUÉ QUIERO CONSEGUIR.Los valores son como brújulas que te guían, te indican solo donde está el norte y no como llegar a un sitio particular, aunque te ayudan a llegar. Los objetivos son como el sitio donde quieres llegar, siempre estará más allá.

Dr Russ Harris, en su libro the happiness trap, hace una metáfora interesante de dos niños que van a Disney world, mientras que el que está centrado en objetivos pregunta continuamente “¿Cuánto falta para llegar?, el que está centrado en valores disfruta del viaje. Ambos llegarán y lo pasarán bien, pero el camino es menos frustrante.

Aunque Objetivos y valores no son excluyentes aquí van algunas de las diferencias:

Valores

LOS OBJETIVOS SON ESPECÍFICOS, MIENTRAS QUE LOS VALORES GLOBALES.

Un objetivo es casarse, conseguir el empleo que tu quieres o perder 10 kilos. Es algo que finaliza una vez alcanzado. No necesariamente encajan con lo que habíamos previsto, por ejemplo, puedo haber pensado que perder 10 kilos me haría tener mejor cuerpo y, al alcanzarlo, mi cuerpo puede no gustarme. Siempre hay una diferencia entre lo que creo y lo que tengo.

Los valores, por el contrario, son globales. Son importantes para la persona en el gran esquema de su vida y, por tanto, dan sentido.  Significa saber responder a la pregunta: ¿Qué quieres que represente tu vida? ¿Cómo esperas influenciar el mundo cuando ya no estés?

Un valor no puede alcanzarse y finalizar. Un valor, por ejemplo, es la honestidad, la integridad o la lealtad. Cualquiera de ellos genera propósito y marcan una manera de comportarse. Si tu valor es cuidarte, puede que pierdas 10 o 2 kilos y tu foco no estará en el peso, sino en el proceso, en el camino.

Dirección

LOS OBJETIVOS ESTÁN EN EL FUTURO Y LOS VALORES EN EL PRESENTE.

Cuando te planteas un objetivo estás planteando algo que no existe en el presente y que deseas alcanzar en el futuro, de ahí su especificidad. Cuando te marcas un objetivo, además, sueles marcarte una marca temporal. Quiero perder 10 kilos para el verano, o para la boda de mi mejor amiga.

 

El hecho de que esté en el futuro puede resultar frustrante. Por otro lado, esta cualidad temporal tiene una segunda característica. Los objetivos se alcanzan o no y, al tener una finalización temporal, duran poco tiempo.

Pongamos, por ejemplo, que tengo el objetivo de casarme, o tener hijos. ¿Cuánto dura una boda? ¿4 o 5 horas? ¿Cuánto dura un parto? Si, posiblemente se conviertan en el mejor día de tu vida y… ¿Qué hay después? ¿Garantiza que te cases que tu matrimonio se feliz? ¿Garantiza casarte que vas a ser un buen marido o buena mujer? ¿Por cuánto tiempo?

Un proverbio chino dice: “Ten cuidado con lo que deseosas. Puede convertirse en realidad”.

Los valores, sin embargo, tienen la cualidad de ESTAR SIEMPRE PRESENTES. Se refieren a una forma de comportarse específica. Si quieres vivir el valor de la humildad, entonces, te comportarás de forma humilde en cada ocasión. Si eliges ser humilde en tu matrimonio, esto establecerá la manera en la que, día a día, se establece la relación.

LOS OBJETIVOS NO DEPENDEN SÓLO DE TI, LOS VALORES SI.

Imagina que tu objetivo es ser presidente del gobierno, ganar una medalla olímpica o casarte. Algunos objetivos son más ambiciosos que otros. Cuanto más ambicioso es tu objetivo más duro es el trabajo para conseguirlo. Ser presidente del gobierno es un objetivo lícito y depende de muchas variables. Tienes, primero que formar parte de un partido político, crecer influenciando a muchas otras personas. En cierto tiempo tienes que conseguir ser presidente de una comunidad o presentarte a primarias. Puede que llegues a ser presidente del partido, y aún así, tienes que ganar unas elecciones cada cuatro años. La situación del país, las variables sociales influirán en tu éxito o fracaso.

Imagina que lo consigues. ¿Serás un buen presidente? ¿Un buen marido o mujer? ¿Un deportista ejemplar? Puedes ser competitivo y ganar un gran tenista, o que tu valor sea el esfuerzo y el compromiso y ser como Nadal, una persona comprometida y un gran tenista.

LOS OBJETIVOS NO GARANTIZAN SENTIDO Y LOS VALORES SI.

Imagina, de nuevo que consigues tus objetivos y llegas a ser presidente del gobierno. ¿Cómo te comportarás a partir de ese momento? ¿Qué te guiará en tu camino? ¿De qué dependerán tus decisiones?

Los objetivos sólo están centrados en la consecución, en la finalización y pueden no decirte mucho sobre el cómo hacer las cosas, mientras que los valores están íntimamente unidos a la capacidad de elegir y te ayudan como una guía. Ser honesto es una cualidad que te ayuda a tomar decisiones y que dirigen tu conducta, dando una clara sensación de lo que esta bien o mal. Son un faro para tomar decisiones y saber qué tienes que hacer.

Los objetivos que se derivan de nuestros valores son mas significativos y es más fácil que se consigan que aquellos que se seleccionan arbitrariamente del conjunto de objetivos que la sociedad nos impone.

Tomemos como ejemplo, de nuevo, el objetivo de perder peso. ¿Qué hay de tras de él? ¿Es porque valoras cuidarte o el deporte es importante para ti?, ¿O es porque al mirar las revistas de moda y ver las modelos te sientes mal? Entender el valor detrás de una objetivo te permite tomar decisiones y comprometerte con aquellas conductas importantes en el momento de tomarlas. Elegir qué como que sea sano frente a dejar de comer cosas.

currodelatorre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *